¿Sufres de inflamación en el Colon?

¿Sufres de inflamación en el Colon?
13 enero, 2017

Miles de personas, especialmente en Estados Unidos optan por esta terapia que promete eliminar toxinas del cuerpo, mejorar el tránsito intestinal y disminuir cefaleas o alergias.

Este tratamiento no es nuevo. Para nada. Se cuenta que en el Antiguo Egipto se realizaban lavativas para limpiar el cuerpo y el alma, y en Estados Unidos y algunos países de Europa son miles quienes lo hacen de forma anual, especialmente cuando ingresan a un centro de desintoxicación.

“Una máquina o una casa se ensucia y debemos limpiarla a fondo cada cierto tiempo. Pasa lo mismo con el cuerpo. Así como cada 6 meses deberíamos hacernos una limpieza dental profunda o ir al otorrino a limpiarnos los oídos, deberíamos limpiar el intestino grueso. El colon está diseñado para que el cuerpo encapsule lo que no le sirve, sea desecho de alimentos, drogas, alcohol, bacterias o medicamentos, para luego evacuarlo. Importante: aunque evacuemos todos los días, igual existe una capa que se junta, tal como en las cañerías se junta sarro”.

No nos equivoquemos. La finalidad no es verse más flaca, aunque se produce desinflamación del cuerpo. “Las toxinas producen inflamación en articulaciones, sistema subcutáneo y otros órganos. Entonces, al eliminar toxinas del colon, las personas pueden notar que su ropa le queda un poco más holgada, porque te desinflamas por dentro y por fuera”, puntualiza Astorga.

Procedimiento

Es completamente ambulatorio. En una sala de procedimiento te tiendes en una camilla y te introducen una cánula desechable por el ano muy delgada, de 2 centímetros de largo. Gracias a una pequeña presión se introduce agua en el intestino a una temperatura adecuada para esta zona. Mientras, la terapeuta realiza un masaje en el abdomen para acelerar el proceso y que el agua alcance a otros segmentos del colon. En definitiva, esta agua disuelve las heces pegadas por meses o años. Todo se elimina a través del aparato insertado y el paciente puede ver todo.

“En la primera sesión se van con sensación de liviandad; con la segunda se recupera el movimiento peristáltico –contracciones y relajaciones del tubo digestivo– y sienten alivio emocional, porque la zona intestinal guarda mucha toxina emocional; incluso se piensa que hay neuronas. Y en la tercera hay total recuperación del movimiento peristáltico que se había ido perdiendo con el tiempo, así es que van al baño todos los días”.

Precauciones

El doctor Rodrigo Valderrama, gastroenterólogo de Clínica Alemana, argumenta que “las limpiezas de colon frecuentes impiden la absorción de vitaminas y minerales, como selenio y zinc, esenciales en muchos procesos fisiológicos”. Sin embargo, el gastroenterólogo aclara que hay casos específicos en que sí es necesario efectuarla, por ejemplo, antes de realizar algunos procedimientos que afectan al tubo digestivo.

En el mismo sentido, algunos expertos no la consideran una buena alternativa porque podría causar calambres intestinales, náuseas, insuficiencia renal o hepática. Por lo mismo, siempre conviene preguntarle a tu médico de cabecera su opinión, y si tu cuerpo está apto para este tipo de tratamiento.

Fuente: http://www.nuevamujer.com/

Posted in Salud