Los niños y las proteínas

Los niños y las proteínas
25 mayo, 2016

El consumo de proteínas resulta de vital importancia para llevar una alimentación correcta en cualquier persona, pero mucho más si hablamos de los niños, que gastan mucha energía. Las proteínas son básicas para que crezcan sanos y fuertes y por eso debemos incluirlas en su dieta en la proporción adecuada.

Las proteínas se encuentran en muchos alimentos y es importante que su consumo no se limite a uno o dos tipos. Los alimentos que contienen una mayor cantidad de proteínas son la carne de ternera y de ave, el pescado, los huevos, la leche, los yogures, el queso, los frutos secos, los cereales (trigo, avena, cebada) y las legumbres. Dentro de todos estos alimentos encontramos dos grandes grupos de proteínas: las de origen vegetal y las de origen animal. Estas últimas son completas por sí mismas, pero las de origen vegetal necesitan de un cereal para cubrir las necesidades de proteína y aportar una buena cantidad de energía.

Los niños necesitan ingerir alimentos que contengan proteínas a diario. Las cantidades vienen determinadas por su peso. La proporción será de un gramo de proteína por cada kilo que pese el pequeño. Tomar demasiadas proteínas no es nada saludable para loa niños y niñas. Este exceso lo único que hace es saturar de trabajo su hígado y riñones. Además de ese sobresfuerzo, las sustancias sobrantes se convierten directamente en grasa y esta se acumula en forma de adipocitos lo que puede provocar obesidad en la edad adulta si hay una gran cantidad de estos en el cuerpo.

Las proteínas procedentes de la leche, el pollo, las vísceras y el huevo son las más adecuadas para los niños y niñas porque aportan una gran cantidad de energía. Pero no hay que olvidarse de las legumbres. Si por algún motivo el pequeño no pudiera tomar carne o huevo debido a alergias o intolerancias alimentarias deberás aumentar la proporción de proteína vegetal en su dieta, pero recuerda que debes incluir siempre cereales y también verduras en el plato para que tengan un efecto completo en el organismo.

Fuente: http://www.msn.com/