Las mujeres que leen las etiquetas de alimentos están más delgadas.

Las mujeres que leen las etiquetas de alimentos están más delgadas.
4 mayo, 2017

No es un secreto que las mujeres casi nunca están satisfechas con su cuerpo, siempre desean estar más delgadas y cuidar su figura por medio de dietas y de ejercicio.

Uno de los factores que más influyen en que una mujer quiera estar delgada son las revistas, televisión, novelas, etc. El mundo está acostumbrado a que se le venda visualmente una mujer delgada antes de una mujer sana y con un cuerpo promedio.

Se nos ha dado un prototipo de mujer estándar, aunque en realidad para llenar este requisito sea comer de una manera no muy sana o dejar de comer.

¿Será una solución a los problemas de salud que presentan las mujeres que  viven a base de dietas el leer las etiquetas de los productos que compran?

Para responder a esto la Universidad de Santiago de Compostela (USC) realizó un informe sobre las mujeres que realmente se informan y que leen las etiquetas. Según este estudio las mujeres que leen las etiquetas son más delgadas y tienen mejor salud que las que sólo compran y no leen la tabla nutricional que viene en cada etiqueta. ¿Curioso no crees?

Esto te ayuda a mantener un mejor control sobre qué alimentos en verdad le están aportando a tu cuerpo nutrientes; contra los que solo te llenan de calorías y no te aportan la energía necesaria para tu día.  

El estudio reveló que las personas que viven en zonas rurales y con estudios universitarios son las que más se toman el tiempo de leer las etiquetas antes de comprar algún producto, y esto se refleja más en el género femenino.

El estudio concluye también en que las personas fumadoras generalmente tienen un estilo de vida menos saludable y se despreocupan más de lo que comen. Estos suelen ser los que menos leen las etiquetas.

Ahora ya conocemos la importancia de tomarse el tiempo de leer las etiquetas de lo que vamos a consumir y de los aportes realmente importantes que le realizan a nuestro cuerpo.

¿Qué piensas? ¿Eres de las que leen las etiquetas de los alimentos?