Calorías negativas: la verdad detrás del mito

Calorías negativas: la verdad detrás del mito
20 julio, 2017

¿En verdad hay alimentos que aportan menos calorías que las que se requieren para masticar, digerir y absorberlos? No, se trata de un mito.

Seguramente has escuchado el término “calorías negativas”, tal vez lo dijo algún amigo que busca adelgazar, una noticia curiosa en redes sociales o algún artículo en Internet.

Bajar de peso es un proceso que, cuando se hace de forma verdaderamente saludable, toma tiempo y esfuerzo. Cambiar de hábitos es algo que no ocurre de la noche a la mañana.

Para decir que en verdad hemos formado un hábito debemos haber repetido de forma continua el comportamiento por al menos 21 días seguidos, pero incluso puede tomar aún más tiempo.

Imagina comer una dieta balanceada y saludable, hacer ejercicio y seguir una rutina de descanso adecuada por 21 días seguidos. Si no tienes la costumbre, en definitiva será difícil de adoptar.

Te recomendamos leer: Qué es una dieta balanceada

Por eso es que tantas personas están constantemente en búsqueda de soluciones rápidas, que muchas veces no funcionan o suelen dar resultados inmediatos, pero no logran mantenerse a largo plazo (¿la palabra “rebote” te suena?).

Así surgió el mito que dice que hay alimentos que aportan “calorías negativas”. Alimentos que en teoría aportan menos calorías de las que el cuerpo necesita para procesarlos. Sin embargo, estos alimentos no existen.

calorías negativas

 

No es posible comer solo “calorías negativas”

Internet está lleno de listas de alimentos que supuestamente aportan “calorías negativas”, generalmente encabezadas por el apio, lechugas y pepino.

Por ejemplo, una rama larga de apio tiene a penas unas 10 calorías, pero el cuerpo requiere solamente la quinta parte de eso para procesarlo. Es decir, que al final, por poquitas que sean las calorías que aporta, sí cuentan.

Además, una persona no puede alimentarse y funcionar correctamente solo comiendo apio y otros alimentos de bajo contenido calórico.

Por supuesto, que tanto el apio como otros vegetales y frutas de alto contenido de agua y fibra, y bajo contenido de calorías, pueden ser parte importante de una dieta balanceada que promueva la pérdida de peso.

Pero en definitiva, no pueden ser lo único que se coma, porque no cuentan con el amplio rango de nutrientes que el cuerpo requiere para sostenerse y estar saludable. Las proteínas, e incluso las grasas, son indispensables en su justa medida.

 

Adiós mito de “calorías negativas”

No creas este mito, no tiene fundamento real. Si buscas bajar de peso, toma en cuenta que no hay una receta mágica, ni un alimento exclusivo con el que pueda lograrlo rápido.

En lugar de buscar soluciones rápidas, intenta enfocarte en adoptar cambios que te ayuden a transformar tu estilo de vida. Controlar las porciones, elegir comidas apropiadamente, ejercitarte constantemente y encontrar el balance.

Estas son las únicas acciones que tendrán un resultado definitivo a largo plazo.