Beneficios de Nadar

Beneficios de Nadar
29 noviembre, 2016

Para la salud

La natación es la actividad de resistencia por excelencia. Y lo es porque te obliga a moverte continuamente. Y es que tanto si avanzas como si te quedas suspendido en el agua, estás en continuo movimiento, por lo que se realiza ejercicio aeróbico constantemente, lo cual es beneficioso para los sistemas cardiovasculares y respiratorios.

Así, por un lado se ejercita el corazón con suavidad (no hay movimientos bruscos en el agua) y se favorece la circulación de la sangre situada, sobre todo, en la piernas, gracias a la alternancia de contracciones y descontracciones musculares. Además, en la piscina o en el mar, si se añade la posición horizontal, el frescor y la presión del agua ejercen una importante acción de drenaje. Por lo que adiós a los edemas y a las piernas pesadas.

Por otro lado, al ser ejercicio aeróbico, se mejora la respiración, especialmente cuando llevas un tiempo entrenando. Esto se debe a que fortalecemos los músculos que se encargan de llenar y vaciar de aire los pulmones, de modo que cada vez se puede coger más aire en una sola inspiración y, por tanto, optimizamos la utilización de nuestros pulmones, haciendo la respiración más eficiente.

Por último, cabe destacar sus múltiples beneficios sobre el cuerpo tanto para prevenir lesiones como para tratarlas. Con la natación se fortalecen prácticamente todos los músculos, lo que repercute, por ejemplo, en una mejor postura corporal y en la prevención de dolores de espalda. También es beneficioso para las articulaciones, debido a que ejercitamos tendones y ligamentos, lo que aumenta la flexibilidad y, al fin y al cabo, la calidad de vida.

Beneficios de la natación para la mente

Como veníamos diciendo, debido a sus beneficios para la salud, la natación mejora la calidad de vida y, por tanto, nuestra autoestima aumenta. Además, como todos los deportes, nadar segrega endorfinas, conocidas como las hormonas del placer, las cuales después de algunos minutos de esfuerzo, provocan una natural sensación de felicidad. Por otro lado, y esto es más obvio, al practicar natación de forma regular se empiezan a notar pronto los cambios físicos y, por lo tanto, te verás mejor a ti misma y eso también da un plus de felicidad.

Si hablamos de la natación de forma más específica, está demostrado que el contacto con el agua en una piscina se asocia a la diversión y, por tanto, reduce el estrés. Además, es un deporte óptimo para conocer gente, ampliar tu círculo social y, al ver personas con cuerpos imperfectos, también ayuda a disminuir los complejos. Una gran idea para relajarse haciendo natación es yendo al mar en algún día tranquilo y poco transitado. En España tenemos playas increíbles donde podrás disfrutar de un momento perfecto para ti, así que toma nota y practica en tu próximo viaje.

Beneficios de la natación para la figura

Mediante la natación ejercitamos todo el cuerpo, se trabajan las piernas, los brazos, el torso y las caderas. No obstante, el tren superior es la zona que más se fortalece ya que la mayor parte del ejercicio se concentra en tríceps, dorsales, pectorales y músculos de la espalda. Si quieres conocer cuáles son los beneficios de la natación para la figura, debes tener en cuenta que estos dependerán del estilo de nado que realicemos.

  • Crol y espalda
    Estas modalidades hacen que los brazos trabajen y empujen bajo el agua, pero también debemos mantener el cuerpo firme sobre el agua por lo que no solo ejercitamos bíceps, tríceps y deltoides, también fortalecemos los glúteos, intercostales, abdominales y pectorales. El movimiento de pies en estos estilos es rápido por lo que tonificaremos los cuádriceps e isquiotibiales y, en menor grado, la pantorrilla y los músculos del pie.
  • Braza y mariposa
    Estos dos estilos requieren elevar la cabeza del agua para respirar, es por ello que la potencia del movimiento se encuentra en brazos y piernas. En estas modalidades se trabajan los pectorales, deltoides y bíceps en el tronco superior, y cuádriceps e isquiotibiales en el tronco inferior. La diferencia de estos estilos con respecto a los otros reside en la fuerza que se emplea en el movimiento, que requiere mayor energía y potencia para elevar el cuerpo hacia la superficie.
  • Otras disciplinas
    Además de las modalidades propias de la natación, en los últimos años, han surgido nuevas formas de combinar el ejercicio aeróbico con los beneficios que aporta el deporte en el agua. Dos ejemplos de ello son: el aquabiking (spinning en el agua) y el aquagym.

Fuente: http://www.enfemenino.com/

Posted in Salud