¿A dónde se va la grasa del cuerpo?

¿A dónde se va la grasa del cuerpo?
31 mayo, 2018

Todos hemos tenido dietas y rutinas de ejercicios para deshacernos de esa indeseable grasa. Dietas, ejercicio y mucho determinación pero son parte esencial para desaparecerla. Sin embargo, te has preguntado ¿adónde se va esa toda esa grasa que quemamos?

 

Para que la grasa sea quemada es importante combinar la alimentación saludable con actividad física cardiovascular. Las dietas milagrosas, por ejemplo, no solo son poco recomendables por descompensar al cuerpo en los nutrientes que necesita sino porque, en realidad, no queman la grasa, aunque el peso se reduzca. Por ello necesitamos entender distintos factores de la pérdida de peso y de grasa.

Peso
Lo primero que cabe aclarar es que perder peso y perder grasa no son siempre sinónimos. El peso puede depender de varios factores y la grasa en sí es solo uno. De hecho, la grasa ni siquiera pesa tanto como, por ejemplo, los músculos, aunque sí ocupa más espacio visible. Es por ello que, muchas veces, la pérdida del peso en sí no es tan significativa como la del porcentaje de grasa.

Músculo
Es un error común pensar que la grasa se transforma en músculo. Eso no es posible, ya que las moléculas de la grasa son distintas a las que forma el músculo y unas no se descomponen en otras. La relación se da porque, al hacer ejercicio, en especial con pesas, la masa muscular aumenta mientras la grasa disminuye. Es ahí donde el peso perdido no parece significativo, pero es porque la masa muscular ocupa menos volumen y pesa más que la grasa.

Líquidos
Muchas veces lo que ocurre, en especial con dietas muy restrictivas o depurativas, es que el organismo pierde los líquidos que ha retenido. De esta forma, sí se pierde peso, pero no es de grasa sino de los líquidos que son expulsados del organismo.


Dióxido de carbono y agua
Para quemar la grasa es necesario que exista actividad física que genere calor como consecuencia de la energía que está usándose al hacer el ejercicio. Como resultado, los pulmones trabajan más fuerte de lo normal y, al quemarse la grasa, esta sale del cuerpo, en su mayoría, en forma del dióxido de carbono que expulsamos y una menor parte, en forma de líquidos que procesa el sistema excretor (orina, y sudor, por ejemplo).

Es por ello que, para quemar grasa es necesario poner en movimiento los músculos y favorecer la actividad cardiovascular. Esto hará que el organismo desbloquee las moléculas de carbono de la grasa y esta salga del cuerpo por medio de la respiración y líquidos desechados.

 

Tu Nutricionista Ideal te invita a tener un plan de alimentación personalizado a través del chat en línea, para que te asesore Totalmente Gratis y puedas dejas esas libras de más en el pasado ¡Ingresa!: http://nutricionistaideal.com/nutricionista-online/